Forcé la puerta tres veces, a la cuarta me di cuenta que en realidad no quería entrar.